La cocina haitiana tiene raíces multiculturales por eso es reconocida como una cocina especial envuelta de influencias francesas y criollas, como resultado de las culturas africanas, francesas, aborígenes y españolas.
Los caracoles son carnes magras, ricas en proteínas y vitamina B12 con sabor tropical.
Tiempo de lectura estimado : 1 Minuto, 24 Segundos
Caracoles marinos en salsa

El origen de los caracoles se remonta a la época de los romanos, donde se utilizó como alimentos cultivándose en huertos especiales, debido a que eran una de las presas más fáciles de capturar según los datos que arroja la investigación de cuevas prehistóricas.

El guiso de caracoles marinos en salsa es un plato especial de la cocina haitiana contiene múltiples beneficios para la salud debido a las propiedades nutricionales con gran fuente de proteína, de fibra, de vitaminas A, B12 y de minerales como el magnesio o hierro, lo que convierte al caracol en un gran aliado para personas que deseen evitar o combatir la anemia. Los caracoles tienen muy poca grasa y un muy bajo contenido calórico, siendo un alimento perfecto para incluir en dietas, para personas que deseen bajar de de peso.

Otra de sus propiedades es que contribuyen a controlar el colesterol alto, ayudan a facilitar la digestión, sin embargo para su cocción requieren ser hervidos en agua se le suele añadir una gran cantidad de sal, por ello se sugiere limitar el consumo de este mineral para evitar daños a la salud.

Al momento de su preparación los caracoles deben ser purgados para depurar los fluidos eliminado de esa forma el sabor amargo. Dicho plato se prepara en salsa para así generar un sabor agradable y atractivo.

Además de proporcionar múltiples beneficios a nuestro organismo, gracias a los criaderos de caracoles ayudamos al cuidado del medio ambiente ya que reducen los residuos o emisiones contaminantes. También la contribución al efecto invernadero es muy baja, al igual que su impacto ambiental.