Los macarrones con queso tradicionales de la República de Haití se equiparan a la versión tropical de los macarrones con queso norteamericanos, con la diferencia que en su preparación usan leche evaporada y no pasteurizada, dada la diversidad de la historia culinaria de Haití.
Tiempo de lectura estimado : 1 Minuto, 48 Segundos
Makawoni au graten (macarrones con queso)

Los macarrones con queso haitianos están hechos con pimientos y cebollas salteados con una deliciosa corteza dorada y crujiente, en el idioma criollo haitiano se le denomina “makawoni au graten”, también llamado “macaroni au graten”, “makawoni o graten” o “gratin de macaroni”.

Los haitianos le añaden pimientos picados y cebolla, a veces le agregan jamón, salsa picante, y varios otros ingredientes, aunque son platos tradicionales, hay muchas formas de preparar los makawoni au graten, por lo que cada cocinero haitiano tiene su forma única de hacerlos, es un plato muy indulgente que se presta a la personalización del mismo.

La Organización Internacional de la Pasta sitúa el origen de la palabra “macarrones” en Grecia. Los griegos establecieron la colonia de Neópolis (actual Nápoles) entre los años 2000 y 1000 A.C. y se apropiaron de un plato local hecho de pasta de harina de cebada y agua llamado macaria, posiblemente el nombre de una diosa griega.

Aunque su origen es controvertido porque investigadores sostienen que su origen fue en Italia, otros sostienen que deriva de los Alpes, lo que hace posible que su origen se pueda rastrear hasta la Suiza francófona donde surgió bajo el nombre de “macarrones de cabaña”, en muchos países hay una conexión histórica con los macarrones con queso, entre ellos están Estados Unidos, Canadá, Francia, Reino Unido y, por supuesto, Italia, el primer lugar de Europa en el que se popularizó la pasta.

También en el recetario más antiguo de Inglaterra, “Forme of Cury”, escrito por los cocineros del rey Ricardo II en 1390, incluye una receta originaria de la zona central del país llamada “makerouns”, casi 500 años después, en 1861, en el famoso y acreditado libro de cocina victoriano, «Libro de administración familiar de la señora Beeton», se puede hallar una receta de macarrones con queso parecida a la versión actual. Sin embargo fue Kraft, una marca estadounidense, la que creó la versión en caja en 1937, durante el auge de la Gran Depresión, lo que ayudó a popularizar el plato a nivel mundial.