El vudú haitiano no es sólo una religión, esta práctica también es extendida a comidas excéntricas de la cocina haitiana, por su calidad y forma de ingerirse.
Se prepara a base de pollo, chivo o aves, al comer este plato los huesos no pueden caer al suelo, sino que deben ser depositados en un recipiente.
Tiempo de lectura estimado : 1 Minuto, 27 Segundos
Manyé una comida vuduista

El vudú haitiano no es sólo una religión creada por los esclavos africanos en la entonces colonia francesa, hoy en día el vudú es considerado en Haití una religión humanista, una muestra de las tradiciones culturales que constituyen el cimiento que une al pueblo haitiano en los momentos de crisis que lamentablemente afectan al país.

El vudú procura obtener la invulnerabilidad del creyente por circunstancias de éste con la divinidad superior. De esa forma el creyente tiende a identificarse con la deidad o con los objetos divinizados, para hacerse invulnerable como la misma divinidad, así esta comida Manyé tiene distintas versiones de acuerdo a la práctica religiosa, una de ellas es el Manyé- Luá o comida de santos, que es una ceremonia de cumplimiento que implica la realización de un grupo de rituales religiosos propicios para pagar una o varias promesas pactadas con los loases del panteón Vodú.

Seguidamente el Manyé-Masá o comida de los Jimagua que incluye una pareja de pollos de color "jabao" y también puede incluirse un chivo, esta comida se sirve en pedazos de hojas de platanero y su ingestión es realizada por los comensales sin emplear cubiertos.

El Manyé-blanche o comida de santo blanco, esta comida son los platos que contienen las carnes de las aves de plumaje blanco sacrificadas para obsequiar a un conjunto de dioses acuáticos, también se le agregan frutas.

Por último el Manyé-mort o comida de muertos, se trata de una comida dedicada a los espíritus de los fallecidos que pertenecían a la familia que les realiza este "cumplimiento", aunque también a las almas de otros fallecidos cuyos familiares que quieran acudir a ella.