El morro haitiano es el arroz nacional haitiano, se le llama "riz national" (en francés) o "diri kole" (en creol). El plato nace en España durante la época de la colonización. Sin embargo se ha extendido a todo el caribe donde se elabora de distintas maneras conforme el país donde se prepare.
Tiempo de lectura estimado : 1 Minuto, 43 Segundos
Morro haitiano: Arroz nacional

La cocina haitiana con sus influencias multiculturales, sus sabores picantes moderados, guisos cocinados al carbón y frituras en aceites vegetales, son características que permanecen producto de la herencia francesa, española, africana y de indígenas.

En Haití el arroz nacional es el morro como se le llama al arroz y habichuelas combinados en el mismo plato, un plato insignia para Haití y también para la República Dominicana.

La mezcla de ingredientes y exquisito sabor de la comida haitiana permite que las fusiones caribeñas sean apreciadas alrededor del mundo, así lo confirmó en recientes entrevistas el chef haitiano Jouvens Jean “Este es un buen momento para la gastronomía haitiana. Tenemos chefs serios, muy buenos, que son creativos y quieren mejorar la imagen de nuestra comida”. 

Sí bien el morro haitiano se trata de un plato sencillo y sin pretensiones, el sabor con picante moderado y con exquisitos condimentos demuestran que las influencias africanas, francesas, españolas y taínas permiten preparar platos deliciosos con técnicas sofisticada de alta escuela culinaria y servido en muchos restaurantes de lujo, para turistas y haitianos alrededor del mundo.

En ciudades como Miami, Montreal han abierto restaurantes y festivales de comida haitiana, se destaca el libro “Haiti Uncovered: A Regional Adventure into the Art of Haitian Cuisine” (Haití al descubierto: Una aventura regional sobre el arte de la cocina haitiana) escrito por Nadege Fleurimond manifestó que “Considero que uno de los grandes recursos de Haití es su comida. No he conocido a nadie que no disfrute los sabores de la cocina tradicional haitiana”, un dato interesante ocurre en una escuela culinaria en el centro de Puerto Príncipe, Haití, administrada por una agrupación sin fines de lucro denominada World Central Kitchen (Cocina Central Mundial) trabaja para rejuvenecer el sector pesquero, invirtiendo en un centro procesador en Jacmel, ciudad costera del sur, en conjunto con el gobierno haitiano, donde jóvenes aprenden la cocina y a servir los platos, donde sostienen que “Haití tiene una rica historia culinaria y nosotros la celebramos”.